La importancia de no cruzar las piernas durante mucho tiempo

La acción de cruzar las piernas al sentarse tiene distintas repercusiones sobre nuestra salud. Según algunos estudios, sentarse en el suelo con las piernas cruzadas puede llevar a una parálisis de este nervio. La parálisis del nervio peroneo común (CPN, por sus siglas en inglés) inducida por la postura generalmente se produce durante las sentadas prolongadas o el cruce habitual de piernas mientras está sentado, especialmente en la cultura asiática, y se manifiesta por el inicio de la caída del pie. Debido a su similitud con la caída discogénica del pie, los pacientes pueden ser diagnosticados con un trastorno del disco lumbar, y en algunos pacientes, los cirujanos pueden realizar exámenes innecesarios e incluso cirugía de la columna vertebral.

Por otro lado, aumenta la presión arterial, como se desprende del estudio de la Universidad de Calgary (Canadá): la presión arterial aumenta cuando se cruzan las piernas y esto aumenta la estimación del riesgo cardiovascular en muchos pacientes. Se debe tener cuidado para asegurar que los pies de los pacientes estén planos en el piso al medir su presión arterial.

Problemas en la espalda

Al cruzar las piernas el peso del cuerpo queda mal distribuido, por lo que adoptar posiciones incorrectas hace que la columna esté forzada y ocasiones dolor de espalda.

Ahora bien, realizar ejercicios posturales de tensión muscular devuelven la sangre acumulada de las piernas al corazón y luego a la cabeza. Por ello, los expertos recomiendan a estas personas realizar ciertos ejercicios para poder reaccionar antes de que ocurra el desvanecimiento.

De hecho, permanecer mucho tiempo en una postura poco ergonómica puede tener efectos en la salud. Cruzar las piernas por un periodo prolongado ocasiona daños que debes tomar en cuenta para evitar malestares en tu cuerpo.