Recomendaciones para un trabajo saludable con ordenador portátil

Ordenador portátil

• Si vas a trabajar con un ordenador portátil, te recomendamos que le acoples como mínimo un teclado y un ratón; lo ideal sería que también acoplaras una pantalla independiente. De este modo, facilitas la ergonomía del puesto y minimizas las posibles posturas forzadas.

• En cualquier caso, evita adoptar posturas perjudiciales para tu salud, hay que minimizar las posibles molestias musculoesqueléticas.

• Te recomendamos situar la pantalla (del portátil o la auxiliar) a una distancia superior a 40 cm. respecto a los ojos y a una altura tal que pueda ser visualizada dentro del espacio comprendido entre la línea de visión horizontal y la trazada a 60o bajo la horizontal.

• Intenta que cuando trabajes con el portátil el brazo y antebrazo formen un ángulo de 90o al operar sobre el teclado, permaneciendo a su vez con los pies apoyados planos sobre el suelo y formando con los muslos un ángulo recto.

• Si no dispones de monitor independiente, usa un pedestal para regular la altura del portátil; puede ser una pila de libros, una caja, etc. pero éste debe ser estable y evitar que la pantalla se mueva de manera molesta.

• Regula la luminosidad y el contraste entre los caracteres y el fondo de la pantalla para adaptarlos a las condiciones del entorno. En general, intenta que la intensidad del brillo esté al mínimo.

¡No trabajes desde  el sofá o la cama!

Este tipo de asientos parecen cómodos, pero suelen hundirse y por tanto no son los más adecuados para trabajar durante un tiempo prolongado. Puedes sufrir lesiones musculoesqueléticas si decides trabajar desde lugares inadecuados.