Ordenador de sobremesa

Si vas a trabajar con un ordenador de sobremesa, evita adoptar posturas perjudiciales para tu salud, de manera que minimices las posibles molestias musculoesqueléticas. Seguir las siguientes recomendaciones te ayudará.

Pantalla o monitor

  1. Sitúa la pantalla a una altura que te permita tener la cabeza recta, sin realizar extensiones o flexiones del cuello, es decir, que pueda ser visualizada dentro del espacio comprendido entre la línea de visión horizontal y la trazada a 60o bajo la horizontal.
  2. El monitor estará a una distancia superior a 40 cm. respecto a tus ojos.
  3. Frontalmente y no en un lateral, ya que si no la tienes delante tendrás que realizar giros de cuello.
  4. Adapta el tamaño de la imagen de tu pantalla. Así evitarás que, inconscientemente, inclines la cabeza hacia adelante para acercarte a la pantalla.
  5. Adapta también el brillo y el contraste de tu monitor para poder visualizar con comodidad textos, gráficos e imágenes.
  6. Dentro de lo posible evita que haya reflejos, ya
    sean provenientes de la luz exterior o de la
    interior. Controla mediante cortinas, persianas, estores, la incidencia directa del sol. Orienta el monitor perpendicular a las ventanas, para que te entre la luz por la izquierda si eres una persona diestra.

Teclado

Para evitar posturas forzadas de muñeca, sigue estas recomendaciones:

  1.  Apoya el antebrazo, la muñeca y la mano.Esta situación ayuda a reducir la tensión en los hombros. Durante el trabajo los hombros tienen que estar relajados. Se debe dejar delante del teclado un espacio suficiente (mín.10 cm) para garantizar un buen apoyo de la muñeca y parte del antebrazo.
  1. No uses las pestañas posteriores del teclado, ya que aumentan la inclinación del teclado y se producen más extensiones de la muñeca.
  2. Mantén alineados el antebrazo, la muñeca y la mano.
  3. Dispón el teclado paralelo al borde de la mesa. De esta manera, se garantiza un apoyo equilibrado de ambos brazos. La disposición del teclado y las características de las teclas deberán facilitar su utilización.

Ratón

Para evitar posturas forzadas de muñeca, sigue estas recomendaciones:

  1. Dejar espacio delante del ratón para apoyar el antebrazo, la muñeca y el brazo, así reducirás la tensión y mejorarás la comodidad.
  2. Se recomienda que los ratones tengan la mínima altura posible para garantizar la adopción de posturas neutras y evitar la extensión de la muñeca.
  3. El tamaño del ratón debe ser suficiente para poder apoyar la mano de forma adecuada.
  4. Mantén alineados el antebrazo, la muñeca y la mano y moverlos en conjunto sin realizar desviaciones de la muñeca.
  5. Sitúa el ratón al nivel del teclado y tan cerca de éste como sea posible. El cable del ratón debe permitir moverlo con comodidad sin tener que tirar de él o hacer esfuerzos innecesarios.
  6. Dispón de espacio para mover el ratón, retira todo aquello que no permita moverlo con comodidad.