Lesiones y enfermedades de la columna vertebral

La columna vertebral es una estructura formada por hueso y cartílago que protege la médula espinal; un conjunto de nervios que conectan el cerebro con el resto del cuerpo. La columna vertebral es la responsable principal de nuestra capacidad de caminar y mantener el equilibrio. Ahora bien, ¿ de qué está formada ? Se compone de 4 curvas en su plano sagital que se denominan “lordosis” –las que ofrecen una concavidad posterior-  o “cifosis” -las de convexidad posterior. Es decir, vista de lado observamos: una lordosis cervical, una cifosis dorsal, una lordosis lumbar y una cifosis del sacro con el coxis. Dos de estas curvas pueden estar incrementadas o exageradas. Si esto sucede con la curva dorsal hablaríamos de hipercifosis y si afecta a la curva lumbar de hiperlordosis. En según qué casos puede haber una hiperpresión y ocasionar molestias y dolor.

Enfermedades degenerativas, traumáticas y escoliosis son las atenciones más frecuentes del Centro de Columna.

Si alguna de las citadas curvas presenta problemas, quitan amortiguación y movilidad a la columna y ocasionan rigidez y dolor que pueden acabar en pinzamientos, protrusiones o hernias discales. Esto puede conllevar después de latigazos cervicales, caídas sobre el coxis, sobre la columna, golpes en la cabeza, mucho estrés, malas posturas sostenidas, etc. A veces incluso existe una inversión de curva, sobretodo de la lordosis cervical, que deriva en una disfunción de toda la zona que ocasiona lesiones importantes.

Si nos colocamos de espalda a la persona, nuestra columna debería ser una línea recta pero, en ocasiones, aparecen curvas laterales. Estas curvas están formadas por varias vértebras acompañadas de una rotación de los cuerpos vertebrales. Es lo que se conoce como escoliosis. Suelen ser de 3 o 4 curvas y pueden ser idiopáticas o causadas por algún traumatismo.